11 de enero de 2007

MI MADRE Y MI ABUELO


Está entrada está dedicada a mi madre y a mi abuelo. Ambos muy distintos para mi ya que a mi abuelo apenas pude conocerlo aunque lo recuerdo de cuando era muy niño.

Hace unos días, llegó a mis manos uno de los secretos más guardados de mi madre. Unas cartas escritas por mi abuelo entre 1976 y 1977, es decir en los primeros años que mis padres vinieron a Barcelona. Mi abuelo se quedó solo en su pueblo, ya que mi abuela lo dejó años atrás también y todos los hijos se marcharon del pueblo.

Como decía tengo la imagen de mi abuelo cuando yo era pequeño, y leer esas cartas que mandaba a mi madre pues la verdad me hicieron saltar alguna lágrima que otra.
En esas cartas hay una cosa en común en todas, aparte de contar como le iban las cosas siempre hacia referencia a sus nietos, sobretodo a mi hermano mayor al que si pudo tener unos años a su lado. A mi se refería como el catalán y mi hermano pequeño aun no estaba ni en proyecto. Esa referencia cariñosa hacia sus nietos a los que les echaba mucho en falta.
Mi abuelo fue un hombre un tanto cabezón, así que nos viene de familia ya... solo cuando estaba enfermo de verdad y le quedaban meses de vida mi madres y mis tías consiguieron traerlo a Barcelona... Recuerdo esa maquina eléctrica de afeitar con la cual me hacia alguna bromilla o como no se podía ni ver con mi abuela (en la misma casa)....

Quería hacer referencia a mi abuelo, porque pese a que murió cuando yo tenia 5 añitos, la realidad es que siempre que queda algo de esas personas que no están, siempre nos acompañan, el recuerdo no los mata nunca....

Mi madre me habla bastante de él, y todos tenían buenas palabras para el (menos mi abuela, la pobre que sus razones tendría).

Un saludo.
Andrés.

2 comentarios:

Grego dijo...

Me has hecho pensar en mis padres que en estos dos últimos años han envejecido a marchas forzadas. Es como si pensarán que ya pueden parar, ahora que todos sus hijos estamos más o menos asentados.
Y el recuerdo del abuelo del que más he oído hablar, lo incluiré en mi blog con cartas de cuando fué preso político. Estos días atrás se me ocurrió una fábula sobre las edades, los hijos y padres que pensé representar a modo de comic en un par de páginas.
Saludos
Saludos.

Conchi dijo...

Entrañables recuerdos surgidos de unas cartas, cálidos recuerdos que nos devuelven a personas que nos dejaron hace tiempo.
Un beso, guapísimo.