22 de mayo de 2007

EL MONOLOGO DEL ESPEJO (CUENTACUENTOS)


Te conozco demasiado bien... te hundes al instante, pasas unos días lamentándote hasta que de nuevo vuelven esas fuerzas del último rincón de tu alma. Si no puedes negarte a seguir luchando, por mucho que te rindas una y otra vez, siempre sigues luchando.
Es un martirio, pero es lo que ocurre cuando las cosas durante mucho tiempo no funciona, vuelves a intentarlo, y vuelves a desilusionarte, no disfrutas de tu vida, no haces nada por cambiarla, te lamentas y te debes a los demás, no dejas que nadie sufra, pero te dejas a ti mismo olvidado y cuando quieres darte cuenta te ves solo. El mundo es egoísta, la gente es egoísta, yo querría ser un poco más cabrón, pero... aunque lo he intentado no me sale...
Sin embargo decides abandonar aquello que te refleja, aquello que te libera, un sueño roto es el resultado de sentir odio hacia ello ahora mismo. Todo se viene y todo se va, el odio también...
Pero aquí estoy hablándote al espejo, con mirada de sucedáneo de recién levantado, pensando en que narices vas hacer en el día de hoy... Cuando sientes que todos los dias son domingo...
Hablo contigo, pero me hablo a mi mismo, dentro de mi, sin mover ni un tanto la boca, tu cara es seria así que la mía debe serlo igual, y mis palabras son las mismas que me estas diciendo tu a mi... es nuestro monologo de todas las mañanas... vamos a desayunar...

Un saludo.
Andrés.

p.d. Mas y mejores cuentos en cuentacuentos.

11 comentarios:

popi dijo...

Bueno, vamos p'allá. ;)
Al ritmo de tu pequeño gran tributo me uno a tu monólogo, convirtiendo el reflejo de un espejo en algo de lo que yo tampoco ya me quejo. Funky funky funky baby, fucking fucking fucking lady.
"Sabemos bien lo que tenemos entre manos" hermano, nada es lo mismo y nada es igual pero en estos momentos de la vida quién lo va a arreglar. Te levantas y te observas viendo siempre lo mismo y siempre igual, pero nada es lo mismo y nada es igual, así que párate a pensar, chaval, párate a pensar. ¿Más?
Una luna llena asoma a mi mente a las diez de la mañana porque a ti te ha dado la gana, conviertiendo mi monólogo en ritmos arábigos , en ritmos de un mundo amigo, de una ciudad cercana. No te rindas Mundo, No te rindas Yas, desayuna diez veces al día si encarta, pero nunca dejes de luchar, de soñar.
Me despido Representando, palabreando, parafraseando, envolviéndome en tu vendaval musical.
Buen monólogo, buena música.
Un abrazo loco.

Klover dijo...

Aquí estamos. Muchas veces hay algo (nosotros mismos) que nos frena...muchas veces el problema queda en uno mismo.

Noemi-san dijo...

Y yo creía que hablaba con "ella" y resulta que es el espejo, tiene mérito ya que no conozco a nadie tan sincero consigo mismo para decirse esas cosas, a su persona, a él mismo, aunque a veces no te crees las cosas hasta que no te las escuchas...vaya rollo te he soltado!!!

Oski dijo...

Mirándose una mismo al espejo y dialogando se resuelven dudas, conflictos internos que de otra manera es imposible ganar.

Me gustó tu relato.

Un abrazo

Malena dijo...

No es fácil ser sincero con el mundo porque a veces al mundo no le gusta escuchar ciertas cosas, pero es mucho más dificil todavía ser sincero con uno mismo.
Me ha gustado tu relato, me ha hecho reflexionar y eso me encanta.
Felicidades y gracias :).

Un besito.

Seth Fortuyn dijo...

Está bien. me recuerda a mi diario, con perlas como: "Bueno, no haces nada util, no tienes novia, eres un escritor fracasado y un alumno pésimo de instituto: ¿Por qué no le has prendido todavía fuego a tu cabeza?".
Monologar contigo mismo es divertido. Asusta cuando se convierte en diálogo.
Vuelve a ser divertido si acaba siendo un debate :P

Carabiru dijo...

Hooooola!
Una semana más me paso por este planeta!

¿Cuantas veces me habré increpado delante del espejo??? ya ni recuerdo, por eso se me hace tan cercano este cuento...

Muy bueno!

Salu2

Tormenta dijo...

hay que mirarse aunque cueste... todos vivimos en una espiral y la gran mayoria deseamos cambiar las cosas pero no hacemos "nada" para conseguirlo... aun así hay que seguir manteniendo la fe en lo que llevamos dentro.
:) creer en uno mismo, es una buena religión.
Un beso Yas, me ha gustado ;)

Anónimo dijo...

Monólogos que se repiten una y otra vez,que se quedan grabados en el alma y resultan el pan de cada día. Pero existe la manera de destruirlos.
Intenta mirarlo de otro modo, quizás del revés las cosas vengan con otra perspectiva. Quizás no queramos verlo, no queramos entendernos, pero dentro hay algo que puede hacer que todo sea diferente!!
sigue luchando.
1 beso
Jara

Asiria dijo...

Un espejo que no siempre tiene que ser de cristal sino que en las palabras puede uno reflejarse tambien, en ese ave fenix cuan círculo sin fin en donde tras una caida resurge con fuerza en una lucha constante, inconformista, rebelde con o sin causa pero decidido a no claudicar. Aunque se sitúe a la cola de todo, en la soledad del final lucha por comenzar desde el principio. Esa ilusión es la clave de todo.
Brava narración. Un abrazo

Äfrica dijo...

Y hay dias en que lo único que hacemos son monólogos son el espejo imaginario. Yo creo que hablo más conmigo que con nadie. Pero eso sirve también apra conocernos mejor, no? Quiero creerlo.
Hagamos un esfuerzo para mostrarle a espejo una sonrisa, vale? :D


Besos!


Äfrica