8 de agosto de 2011

CON MALLAS Y CAPA (CUENTACUENTOS)

Ahora que había visto su futuro, haría cuanto pudiera por cambiarlo. Bueno, en realidad no lo había visto, lo había imaginado como el que imagina o más bien sabe como acaba una película típica de superhéroes, el malo muere y el bueno gana.

La única diferencia es que por mucho que nos empeñemos no somos héroes y la vida no es una película, así que eso de ir por el mundo con unas mallas y una capa no era la solución a esos cambios.

Cuando vio su futuro, tan negro, tan desesperante, tan próximo, inició el mecanismo humano de defensa, buscar el puntito blanco dentro de tanta negrura y volver a ver los colores más vivos.

Un sueño, el negro estaba mucho más cerca que cualquier otro color, estaba solo e indefenso, sin ideas para ver esos colores, como podía cambiarlo sin ayuda, es sencillo, no podía.

El espejo reflejaba su figura en el silencio del hogar, se miraban mutuamente la realidad y la imagen. Los ojos de uno y otro lado soltaron lágrimas hasta que un ruido ensordecedor de la calle le saco de su letargo de tristeza.

Con miedo pero con decisión, se acercó a la ventana de su casa y asomó su cuerpo mirando a la calle. Eran miles de personas caminando al unísono, gritando, unidos por un motivo, la nitidez de su color negro y caminaban con mallas y capas transparentes en busca de un final feliz.

Ya no estaba solo, y ahora si, como había visto su futuro haría cuanto pudiera por cambiarlo. Se puso su maya y su capa, abrió la puerta de casa y se unió a la multitud.



Fin.

"La revolución puede comenzarla una sola persona, conseguir la libertad y una vida digna es cosa de todos"
A mi compi de aventuras literarias, por esta frase (José Alberto Arias Pereira aka PeterPan) y la insuperable tozuda que mantiene viva la chispa de Cuentacuentos (Jara).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

así me gusta, cumpliendo lo prometido.
Yo lo tengo pendiente aún.

Merecerá la pena la lucha??

araj

Carlos dijo...

Menudo juligosto llevo! Bueno creo que menudos meses lleva el mundo con esta crisis y mas desde el 15M hasta la quedada esta de la sonrisa en Madrid, pero como dicen en Italia, escribir ya es para siempre :) e sono qui!
Un relato el que nos cuentas que aporta mas que toda la parafernalia de las JMJ. Me pregunto por qué de todos los superhéroes que han existido, con sus superpoderes de hielo,fuego,rayos,vuelos y demás no haya ninguno que venza al hambre o a la sed.

Un abrazo quillo!