25 de agosto de 2006

MIS NOTAS DEL COLEGIO



Bueno....

Vereis... hace unos días di un repaso a mi pasado, en forma de notas escolares... La verdad soy bastante conservador en ese sentido, y guardo mucho de mi pasado en recuerdo visibles.
Me puse a mirar mis notas de la escuela, cuando tenía 5 años... No tengo que decir, que aunque hacia ya algunos años de la muerte de Franco, algunas secuelas y sabandijas seguían despiertas purulando por la vida de otros.
Bueno, quizás además fuera ese cambio generacional de profesores, que tenían un puntazo hippie lo que hace que mis notas de un año para otro fueran totalmente distintas.
1º de la E.G.B. Mi profesora (si se merecía ese nombre) se llamaba Ramona (digo se llamaba porque hoy tendría como 100 años, y una lacra tan larga pues mejor que no). Era una de esas maestras recatadas viviendo en los 80 con un peinado de los 60 y un perfume que al final siendo objetivos usaban todas esas marujas que en esa época aun sostenian la idea de que lo mejor en sus vidas había sido Franco. La cuestión, es que mis notas hechas y firmadas por esta profesora, eran algo así como que yo era un bicho raro que necesitaba un colegio para gente rara, para gente especial, gente que no llegaría nunca en su vida a sumar 1+1. Le recomendaban a mi madre que me sacaran de la escuela, y que yo no estaba a la altura de los otros niños. La realidad era otra. Esa miserable, me separaba a diario de mis compañeros y me dejaba en una esquina solo, a mi no me ayudaban como ayudaban a los demás, me decía que era malo porque escribía con la "izquierda", es mas me obligaba a escribir con la derecha en clase de caligrafía, y evidentemente no me enseñaba lo mismo que a los otros niños. Antes los otros niños me mostraba como un despojo, y así hasta un largo etc. Sinceramente, y de corazón, y sin maldad os digo que espero que este ardiendo en el infierno.

Por supuesto, me hizo repetir curso, justo el año que se jubilaba, Así que hice mi segundo 1er curso, con niños nuevos, profesora nueva, el cambio generacional que comentaba antes, Profesora hippie con pelos en las axilas y una mentalidad muchisimo más abierta, decir que este cambio no solo fue de profesora, si no que también por fin cambio el nombre de la escuela, paso de ser Gral Primo de Rivera a llamarse Baldiri Reixac, nombre que tuvo antes también.
Bueno para resumir las notas firmadas por esta profesora yo era un ser maravilloso, trabajador, sin problemas de ningún tipo, etc.... en que quedamos????

La cuestión es que aunque parezca una tontería ese primer curso a marcado de forma muy escondida mi vida, y fue este mismo año cuando pude ser consciente verdaderamente de ello.

El colegio está situado en un entorno magico, el Park Guell de Barcelona, pocos niños tuvieron y tendrán ya la suerte de conocer aquel colegio tal y como era antes (actualmente reformado, no queda ni huella de aquel andrajoso y viejo colegio lleno de pasadizos secretos).

He de agradecerle muchas cosas a aquellos años... amigos que no desaparecen, vivencias únicas, el primer sentimiento de amor, las primeras peleas, mis primeros pinitos en el mundo del baloncesto, y conocer profesores esperpentos....

En definitiva, estuve repasando mi pasado, y no falto alguna lágrima, señal que dentro de lo malo y dentro de lo bueno los recuerdos que tengo siguen marcados en mi persona.

Un saludo.
Andrés.

P.d. La foto que he puesto, es de mi escuela, ya reformada, pero bueno, lo de fuera aun sigo algo vivo.

8 comentarios:

izi dijo...

planeta burbuja eh??? hmmm.... suena bien. aunque yo no necsito irme a otro planeta pa meterme en mi burbuja hehehe.

Gracias x tu comentario ;) s posible que sean os amantes perfectos.... siempre juntos.... excepto cuando las nubes amenazan esa union. entonces desaparece el cielo.

fernan dijo...

el colegio nos marca a todos, eso es cierto, para bien y para mal, es donde comienzan tus escarceos con la vida real, esa fuera de casa, donde eres uno mas. Repasar todo eso a mi me llevaria mas tiempo que este comentario, pero me has echo pensar en ello. tal vez..
un beso

Rosana. dijo...

Muchas gracias por tu comentario.Los indios no tenían el problema de los vaqueros...Ojalá encontrara un indio con las cosas bien puestas,como debe ser.

Con respecto a tu entrada,me trajo muchos recuerdos de mi edad escolar,que pasé casi toda la primaria y la secundaria completa bajo en régimen militar.Tengo recuerdos bellos y otros no tanto,pero me refugio en los primeros.

Buen fin de semana.
Rosana.

Cendra dijo...

recuerdos! yo no guardo las notas del colegio, aunque seguro que si buscas en el armario de la casa de mis padres... encontrarás montones de mis dibujos. Todavía no entiendo por qué todos me decían que dibujaba tan bien! son esperpentos! jaja Un abrazo!

fenico dijo...

Mi profesora me daba capones con un anillo macizo en la cabeza en primer curso y me decia que tenia mala letra pero paso pronto y en segundo ya me cambiaron de profesores.

Sino hay problemas técnicos podre comunicarme casi a diario.

Por cierto el enlace a mi blog y el enlace al de Dani estan mal.

Saludos.

_Angye_ dijo...

Ays...el cole!
Yo apenas recuerdo 4 cosas de cuando iba a E.G.B., pero sigo guardando notas, dibujos, trabajos de plástica, etc..es que soy como una caja de recuerdos!
Reconozco que esos 8 años no lo pasé genial (despues ya fue distinto), pero queramos o no, forma parte de lo que somos ahora y nos ha influido a todos.

Una entrada que hace pensar, si señor...y recordar!

Un besazo grande, grande...desde mi baúl de los recuerdos.

Brian Edward Hyde dijo...

Ufff, me alegro de no estar en tu pellejo, jajaja. Yo tuve bastante suerte con mis maestros y profesores, claro que mi etapa es algo posterior. Soy de las últimas generaciones de los 80, cuando aún había cierta inocencia y los cambios se saboreaban. Y miro a los chavales de ahora y me doy con un canto en los dientes. ¡Que la cosa cambie!

The Cursed One dijo...

No te lo vas a creer, pero yo debí ser compañero tuyo o casi compañero. Yo también estudié con la Sra. Ramona y a la Sra. Pura y también estaba cuando cambió el nombre de Generalísimo a Baldiri... qué tiempos!!! justamente ayer estuve en Barcelona (ahora vivo fuera) y fuí a ver el nuevo Baldiri.
un saludo,
Roger