19 de abril de 2007

EL CHICO Y LA CRUZ.


Niño Tzotzil , San Cristóbal de las Casas, Chiapas 1994. Marco Antonio Cruz (Imagenlatina)

Mi buzón de sentimientos abarca o puede abarcar una cantidad infinita de pensamientos buenos y malos, y es que no es para menos, la semana se ha presentado complicada, pero de momento aguanto el tirón con una sonrisa para los demás y una profunda tristeza en mi interior.
Una metodología de fuerza que para muchos es una ayuda, ya que no desecho ninguna ayuda que de mi ser pueda ser aportada por mínima que sea.
La cuestión es que en un ejercicio más de sinceridad al viento... pongo lo que pienso... estos son días de reflexión y pensamientos mas que de decisiones, son días sin sentido y pero a la vez con alguna señal que como un jeroglífico he de descifrar código por código para obtener la respuesta final a esos agobios y palpitaciones que en mi ser existen.

"El chico lucía un vestir peculiar, nada fuera de lo normal, pero si algo distinto, de frente se encontró con la vida, y una mirada le sedujo, y se enamoró al instante. De nuevo algo tenía color en su manchada y triste vida solitaria repleta de canciones de nostalgia y soledad, de repente se dio cuenta de con quien se podía contar y que personas no eran mas que una mascara oculta en su vida durante años. El amor también entristece, porque el color del inicio puede volverse de una tonalidad oscura cuando la historia de una mirada arrolladora no promete seguir el curso de su destino, pero fuerte el chico de vestir peculiar sigue caminando paso a paso por un camino desconocido, quizás pronto haga un viaje que le aleje de una realidad y le suma en sueño declarado e inocente"

"La cruz situada en la pared justo por encima de su cama hacia prever que pronto se marcharía de viaje, estirada y sin sentido alguno de la armonía de quien es uno y de quienes somos los demás, día a día se despide de nosotros dejándonos en estos días recuerdos, alguna sonrisa de alguna anécdota, algún llanto por su situación. Pero ella majestuosa aguanta con un corazón firme que se resiste a parar cuando ya hace tiempo que debió de dejar de sufrir. Lo justo es que si existe un Dios, no haya que hechar una solicitud para pedir que se la lleve a su ultimo viaje de una vez."

2 comentarios:

Conchi dijo...

Más que días sin sentimientos, son días en que éstos se convierten en pesadas losas de granito informe...aportándonos una sensación de aplastamiento.
Ánimo, mi niño. Te dejo un beso.

Anónimo dijo...

Vengo, te leo , hago un pequeño recorrido por tus sentimientos escritos y reflexiono. Eres uno de mis chicos, mi primer adoptado, ( seamos justos), te quiero un monton , como tu dices, y sabes que a poco que te pase y me llames... me tienes ¡¡
Andres , tanto me has hecho pensar que he decidido dedicarte una entrada . Va por ti y para ti ¡¡ Gloria ( virginia)