28 de mayo de 2007

EN LA PARED (CUENTACUENTOS)

Finalmente, se paró... y en silencio se fue de su casa.

Fueron días horribles, días de poco sosiego y tranquilidad, donde una demostración de fuerza le hizo seguir luchando.
Smith cogió la llamada, y una voz de mujer, sensual y provocativa le daba la noticia.
Corriendo fue hacía su casa, en el transcurso del camino mil pensamientos, tomó una de esas pastillas tranquilizantes, para llegar lo más sereno posible.
Cuando abrió la puerta, se encontró con algo increíble a la vez que desagradable. Todas y cada una de las paredes de su casa estaban escritas como si de un libro se tratase y en medio del Salón un titulo "Nunca lo comprenderás". Más allá en la terraza habían manchas de sangre, y con la misma una flecha que indicaba donde empezar.
Smith que pasó la noche anterior en la casa de un amigo, aturdido por la visión se le pasaron varias ideas de que hacer en ese momento, aunque que por desgracia su cabeza no le dejaba pensar de manera natural ante el efecto de tal barbaridad en su casa. La primera era llamar a la policía, la segunda mantener silencio comenzar a leer y desde luego pasar la noche fuera de aquel lugar lleno de letras que podían presagiar cualquier cosa.
La semana empezó a transcurrir, las pastillas también incurrían en el asunto para tranquilizar a Smith que ya había leído una buena parte del contenido de la pared.
El amor desequilibra, y si no lo haces bien siempre acabas perdiendo algo que valoras cuando lo consigues y sientes cuando lo pierdes por estupideces, memeces y pequeñas cosas que hacen que una comunicación se convierta en una extraña tormenta y haga que la balanza se desequilibre, ese podía ser el resumen de lo había leído Smith hasta el momento. La situación era clara, las cosas no funcionaban y entonces se volvió a acordar de aquella llamada. No parecía asustada, ni enfadada, ni tan solo nerviosa, lo dijo con toda la calma del mundo, con toda esa naturalidad que te quita un gran peso de encima. Smith comprendió entonces quien escribió esas lineas pese a que compartiendo vidas nunca supo que letra tenía la mujer que el denominaba la mujer de su vida.
Hizo varías llamadas, bueno hizo muchas llamadas a Laura, pero su teléfono aparecía siempre desconectado. No le quedaba más remedio que seguir leyendo y llegar al final, sabía en ese momento que algo había hecho, se paró a pensar en que podía haber hecho mal, y eso le puso agresivo así que decidió tomarse otro tranquilizante más.
Si quería acabar con la lectura y saber rápidamente que sucedía allí y donde estaba Laura tendría que emplear mas tiempo, así que pidió unos días libres en el trabajo que aunque con dificultad se los concedieron.
Cada día se hacía más difícil levantarse, porque cada día dormía peor pensando en la lectura de esas paredes, su amigo que le dejo quedarse esos días no estaba informado de nada de lo ocurrido, pero si se le reflejaba en rostro una cierta preocupación por su amigo y pese a la insistencia Smith no soltó prenda.
habían pasado ya 4 días, tres cuartas partes de todas esas paredes habían sido leídas ya, lo que Smith no conseguía percibir es porque estaba todo escrito con segundas, como si de un cuento se tratara, quizás quería que no dejase de pensar en esas paredes, y desde luego de momento lo había conseguido, aunque las pastillas le habían mantenido mas o menos firme hasta ese momento.
Cuando al principio dos tiran de un mismo carro para llegar a una meta común, la ilusión se convierte en sueño, y soñar es gratis, pero si el sueño acaba siendo solo de una de las personas que tiran del carro, porque la otra parte no ve necesario empujar y soñar, entonces es cuando las voces se suben de tono, y el volumen de los diálogos puede llegar a escandalizar a los vecinos, eso sin contar que se empieza a tener una vida paralela.
¿Una vida paralela? se decía Smith mientras se tomaba otra pastilla...
Los días pasaron y el tiempo corrió rápido a la vez que intenso para Smith, que consiguió llegar a la última frase... "pero tu Smith nunca lo comprenderás".
Pues si, todo se vino al suelo, hasta las letras de aquellas paredes parecían sudar la tinta y borrar todo aquello dejando la pared negra...

Smith nunca lo comprendería, sacó su móvil, y marcó el numero de Laura nuevamente, aunque esta vez colgo sin más, sin esperar a esa vocecilla diciendole que el telefono estaba apagado, así que sacó su bote de pastillas, saco todas ellas en su mano, y mientras se las iba tomando una a una recordó con asombro y en silencio como la semana parecía empezar con calma, pero nada más poner el primer pie en el suelo después de una noche agitada una llamada a su teléfono móvil haría cambiar el rumbo de todas las cosas durante la semana.

FIN.

Un Saludo a Todos.
P.d. Más y mejores historias en CUENTACUENTOS
Espero que no se os haya hecho largo, esto de escribir hacia atrás es divertido pero a la vez muy difícil, y seguramente y después de leerlo varias veces creo que no está bien ejecutado. Pero bueno, así me salió así se queda...
Foto extraída http://conecta.proxecto-ds.com/eres-como-unha-eterna-despedida/

8 comentarios:

Anya dijo...

Oye... pues a mi me ha gustado!

Luz de Luna dijo...

Pues a mí tambien me gusta, la idea de las paredes me gusta un huevo. ¡Alé!. un abrazo.

Brian Edward Hyde dijo...

Pues a mí me ha dejado bastante desconcertado, jajaja. Es que nos han hecho sudar tinta esta semana (nunca mejor dicho) y lo de las historias del revés es jodido... A ver, se supone que ella lo llama...¡dios, me he liado! ¿O es la historia de nunca acabar, que sucede una y otra vez? Disculpa mi colapso mental :S
Un abrazo!

Oski dijo...

A mi también me ha gustado tu historia creo que está bien llevada aunque hubiera sido más fácil si no hubieras tenido que escribirla al revés. Jajajaja las cosillas que tiene El Cuentacuentos.

Un abrazo!

Tormenta dijo...

menuda paranoia!
...tiene algunas imagenes que me provocarán pesadillas...mola! ^^
Un besillo Yas

Äfrica dijo...

Muy bueno.
Tus paranoias son buenas y no se hace largo. Siempre están las ganas de saber más y seguir leyendo. Como el tio de relato, jajaja!
Sigue escribiendo!


Besos!


Äfrica

niobiña dijo...

Caray Yas!!! Me ha encantado, aunque hubiese sido más fácil para todos haberla escrito del derecho... jajajaja....

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Asiria dijo...

El ritmo que le impones, que nos impone la propia lectura es tremendo! Es como si fueramos leyendo en las paredes sin tiempo para detenernos a recapitular u ordenar una narración que va de una pared a otra entre pastillas y la conservación de un secreto que ni al final será desvelado, lo que me lleva a esperar que Laura vuelva a dar señales de vida.
A ser posible la próxima vez en papel antes que en paredes. :)
Menos mal que decidiste no cambiarla, como bien dices así salió y así se queda. Y me parece genial!
Un abrazo