10 de septiembre de 2007

DE LOS AGUJEROS SE SALE, SEA DICHO. (CUENTACUENTOS)


Se mordió los labios hasta que le sangraron los silencios, la impotencia y la rabia que sintió fue un sublime bombardeo de tristezas. Entre los restos de raciocinio, entre las muy pocas luces del momento el mismo cuerpo impedía actuar de una manera lógica ante tal sacudida.

Los ojos se empaparon deprisa de unas lágrimas que sin llanto empezaban a brotar por las mejillas y también podían hacer borrosas algunas imágenes. El temblor de las manos dieron orden al cerebro de sentir pánico, todos los sentidos se multiplicaban con una rapidez atemporal pero circundante. 

Con el tiempo quieto y todos sus sentidos a un nivel infinito la lentitud era tan rápida como la nada, como una imagen dimensional de todo su alrededor.
Articular una palabra con tanta quietud, silencio, ruido, voces, miradas, persecución, visiones, dolor, pánico y temblores se hizo una tarea imposible.

Allí sentado en la mesa de su ordenador como cada día, sintió miedo de verdad por primera vez en su vida, nunca antes había dibujado la cara del miedo ante ningún imprevisto o problema, siempre logró controlar todo aquello que le rodeaba, pero en ese momento, se le fue todo de las manos sin una razón aparente.

Ese fue el comienzo de una tormenta que ha durado 1 año y varios meses, y de la cual gracias a la ayuda médica, a la ayuda de mi blog, a la ayuda de cuentacuentos y de muchas de las personas que participan, a la ayuda de mi familia, los pocos amigos cercanos que me han respondido y mi fuerza de voluntad con las medicinas que me han dejado alguna merma mental que espero que se vayan, he conseguido salir de ese agujero, de aquello que empezó con un apretón de labios.

Esta frase me viene al canto para anunciar que esta semana que entra, no se exacto el día, voy a dar un paso importante para mi, una aventura más que vivir y que espero que como todos los pasos que he ido dando me salgan bien. Voy a retomar mi trabajo en el banco (aunque he buscado otros trabajos sin existo) con la esperanza de empezar de nuevo una vida normal, y aunque no quiero estar en ese trabajo, es un comienzo como cualquier otro, el próximo paso es cambiar de trabajo y con ello haber conseguido aceptar la bajada de medicación que pedí a los médicos.

Así pues estoy contento, y quería dejarlo al aire, como siempre...
Y el dicho.... “De todos los agujeros se sale, sea dicho"
Gracias a todos por estar...

Mundoyas.


p.d. Desde luego más y mejores historias que esta en Cuentacuentos

15 comentarios:

Livtrase dijo...

Se sale, vaya si se sale. Y ves el mundo de otra manera. Que no se te olvide esta nueva etapa que recien empieza.. vas a redescubrir muchas cosas.
Animo!
Besos

Klover dijo...

Es algo que deberíamos grabarnos a fuego en la cabeza. Aprovecha el viento favorable! Por cierto...la foto ilustra genial tu afirmación...jeje ^^ Cuídate!

Maya Takameru dijo...

Creo que no conozco la historia, pero me alegra que hayas dado ese paso ^^ Me ha gustado mucho lo que has escrito.

Ricardo dijo...

Bueeeeeno macho, me desayuno con tu historia. Sólo te digo una cosa:
A pear del Atlántico, contá conmigo.
No voy a contarte mi vida en dos palabas. Pero, desde hace mucho suelo decirme, "estoy vivo, para em pezar. el resto, es sumar"

un abrazo inmenso desde el sur

Anónimo dijo...

Sólo hay que saber trepar y esforzarse e intentarlo y está claro que tú lo hiciste y lo sigues haciendo.

Ese agujero se tapará. Se cerrará para que continues con tu existencia y esta burbuja cree nueva vida.

pd: mi planeta. Mi escenario "mi propio mundo! el que yo me creo

besitos
Jara

Mj dijo...

El mundo es de los valientes.
El mundo, querido Yas, es tuyo :)

Queralt dijo...

¡No me lo puedo creer!
He leído tu relato creyendo hasta el final, que era algo inventado por tu imaginación. Cuando de repente descubro que es autobiográfico... ufffffff
Bueno, en primer lugar, te aseguro, ¡por propia experiencia! que se sale de los pozos más hondos, de los rincones más apartados, de las situaciones más dolorosas. Doy fe de ello.
Eso en cuestiones personales, aunque me gustaría decírte mil cosas más y animarte hasta el infinito...
En cuanto a lo literario te diré algo: es muy, muy difícil, escribir algo emocional que brote de tan adentro y hacerlo, ¡encima! bien. Y no sólo bien, lo has hecho genial.
Enhorabuena por muchas cosas. Enhorabuena por haber salido de los miedos y de las luchas internas, enhorabuena por escribir tan bien, enhorabuena por el curro pues aunque no sea tu curro ideal te proporciona el siguiente paso que te lleva a una época nueva de tu vida. Y, enhorabuena por ser tan "buena gente"
Quizás no lo recuerdas pero, cuando entré en esta maravillosa familia del Cuentacuentos, tú fuiste la primera persona que me mandó un mensaje personal relacionado con los relatos y no con temas técnicos de entendimiento y manejo de la web... ya sé que no tiene mayor trascendencia pero a mi, que ya nací romántica, me ha gustado desarrollar a lo largo de mi ya dilatada vida, un especial regusto por aquellas cosas sencillas y emotivas que pasan en la vida. Y disfruto de la marca indeleble que me dejan en la piel.
Eres, especial, lo sé.

Cerecitas olorosas y brillantes besos.

Queralt.

MARISELA dijo...

Cierto, de todo se sale y el tiempo todo lo cura, aunque siempre debe quedar en el recuerdo más que nada, para evitar que vuelva suceder.
"Y cuando creemos que ya no puede pasarnos nada peor, sucede algo, que hace que este infierno pasado sea sólo una anécdota"
Un abrazo y gracias por compartir con nosotros tus historias y pesares.

wannea dijo...

"El temblor de las manos dieron orden al cerebro de sentir pánico" me has puesto los pelos de punta y esto a dado orden a mi cerebro para que las lagrimas se deslicen por mis mejillas....
De todo se sale.... ojala salgamos todos algun dia... bessos

niobiña dijo...

Claro, como ya me la había leído, pues se me olvidó venir a comentarte... Si es que no tengo perdón... jejeje...

Ya te lo dije, que espero que todo vaya bien, y que ya verás que en cuanto te vayan bajando la medicación todo volverá a su sitio...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

~ dijo...

Animo, conserva hasta el último ápice de esa energía que destilan tus palabras, no dejes que se evaporen tal cual el momento de escribirlas. Hazlas constantes, eternas, diarias. Enhorabuena killo! Un abrazo enorme

beleita dijo...

Esta bien, sí, vale, pero... yo al menos distingo entre todo el texto dos partes, ¿no? Creo que deberías haberla diferenciado también tú al escribirla. Tamaño de letra, cursiva, comillas.. no sé.

Y.. claro que de todos los ajugueros se sale. El mio no duró un año, duró más, y mirame ahora :) Lo malo y lo bueno es que nunca se olvida nada del todo. Lo bueno te hace crecer, lo malo.. uno siempre puede obligarse a pensar en otra cosas y ya ta´.

besus!

Grego dijo...

Cuidado con los agujeros de gusano, te pueden llevar a lugares de los que no se vuelve...

Äfrica dijo...

Te aseguro, por experiencia propia, que no hay mal del que uno no salga.
Tú también lo sabes, lo que pasa es que a veces se dilata tanto el mal tiempo que uno llega a pensar si no será permanente.
Me alegra muchísimo encontrarte decidido al cambio, al comienzo, al experimento, sin temor alguno.
El miedo propio es la barrera natural.

Y sabes, eres muy valiente, estoy segura.
Änimo y suerte!


Besos!


Äfrica

Anónimo dijo...

Supongo Andres, que todas las malas experiencias te hacen crecer. De alguna manera, no?. Y de alguna manera quizás en alguna parte podamos encontrar lo que buscamos, aunque para mí lo peor de todo eso es saber lo que quiero.

Me alegro un montón de que estés mejor, en serio, no podría alegrarme más...De lo que no me alegro tanto es de no haber estado a tu lado, pero intentaré seguir estándolo esta vez , aunque sea un poco tarde. Espero que no tarde para todo. No quisiera que te quedases con un mal recuerdo mío, mi niño. Espero que ese último recuerdo aún lo podamos cambiar. Un beso grande, y toda la suerte y esperanza que te pueda mandar desde aquí. El tiempo pone a todos en su sitio, y a tí te pondrá todo lo arriba que quieras estar.
Bea