22 de octubre de 2007

LA VIRTUD DEL POZO NEGRO (CUENTACUENTOS)


Si, recuerdo mi vida dedicándole parte de estas palabras, emocionado por lo acontecido durante estos años y atento e ilusionado a lo que me queda por venir.
No ha sido fácil, para nadie lo es y más si en el camino te caes en un pozo profundo del que nadie puede rescatarte.
Da la casualidad de que ahora que me siento bien, veo la tristeza y la amargura de otras personas cercanas y siempre con el ánimo de ayudarles, intento explicar mis vivencias, mis pensamientos, mis sentimientos, a veces puedo ser incluso duro con palabras que pueden tocar la sensibilidad de cualquiera, pero todo es en pos de una sonrisa que debería venir posteriormente a todo eso.
Se que cuando uno está en el pozo, abajo atrapado en la oscuridad no oye lo que le dicen desde arriba o si lo oye la propia oscuridad del lugar hace que se difumine en el tiempo.


Las palabras han cambiado mi vida, las escritas, las leídas, las escuchadas, todas aquellas que entran y salen a modo de información y que debemos asimilar, entender, comprender, respetar y sobretodo analizar.
Muchas son y han sido las personas que han depositado en mi su confianza para sentirse más aliviados cuando el aliviado debía ser yo, pero es fácil de comprender que la palabra puede ser un "abrazo", "una caricia", "un beso", "un recuerdo" y así hasta un sin fin de actos más que vienen acompañado de un silencio...
Yo nunca desearía a nadie sufrir miedo a dormir, o no atreverse a salir a la calle, sentir desconfianza y miedo en todo su entorno, hablar solo o decir cosas sin sentido, perder la mirada mientras por la cabeza se pasan miles de horrores propios, perder la memoria por una medicación que aunque algunos como yo éramos reacios a tomarla son de gran ayuda, tener pesadillas una noche detrás de otra, ver como tus sueños se caen desde lo más alto de un precipicio, sentir que nada tiene sentido, que eres un robot mecanizado fuera de servicio y verte envuelto día a día por la desgana, la tristeza, el agobio y el dolor de una ansiedad que casi a diario trastocaba mis sentidos y mi fuerza física.


Verdaderamente, seguro hay cosas mucho peores que eso, que evidentemente tampoco deseo a nadie, pero cada uno tiene una mirada propia y eso es lo que nos hace ser únicos aunque imperfectos.
Estas palabras son una dedicatoria al esfuerzo que requiere levantarse y escalar ese pozo, las cosas que uno aprende durante ese ascenso, los cambios que provocan con cada zancada hacia arriba.


Lo primero que uno aprende es a que por nada del mundo va a tropezarse de nuevo y caer en un pozo semejante o peor, entre otras cosas porque el tropiezo viene por una falta grave de autoestima que se viene cociendo durante mucho tiempo.
Por lo tanto siempre y aunque suene egoísta, yo soy lo más importante, y soy yo quien he de quererme con mis defectos y mis muchísimas virtudes que antes seguramente no podía ver, o mejor dicho no quería ver.
Mirarse uno cada mañana al espejo y verse capaz de conquistar el mundo y que aunque no lo haga, se sigue levantando día a día para conquistarlo.

Seguramente os preguntareis como se sale, esa es la pregunta que me hacía yo mismo también, pero la verdad no puedo responder a esa pregunta porque igual que cada cual se cae de una manera, también cada cual se levanta de otra.
En fin, que la solución no está fuera sino dentro de nosotros mismos, solo hay que tener fe, confianza, autoestima y entonces encuentras el modo de escalar el pozo.


Siempre he sido de la convicción de que todas las cosas tienen un momento y un lugar y esa convicción se está cumpliendo poco a poco.
Se que esto no es un relato o una historia, podría haber sido una historia con metáfora, pero prefería ser directo porque se que hay gente que cuando lean estas palabras por lo menos les dará algo que pensar.
No es un cuento, pero a la vez si lo es, uno que genera la esperanza de caminar siempre adelante y de ir saltando pozos, subiendo peldaños, saltando muros o escalando las más grandes de las montañas del universo pero siempre con la vista puesta al frente y con la cabeza bien alta.

Las cosas no nos pasan porque si, nosotros las atraemos porque no dejamos de ser energía, somos energía que sale y energía que entra, de tal modo que a través de una ley de atracción si envías notas negativas te llegaran truenos y relámpagos, contra más negativa mas se cierran las puertas de una energía buena dispuesta a entregarse, en cambio si de lo negro lo hacemos blanco lo que recibimos es por definirlo de alguna manera "aire fresco", contra más aire fresco mejor podemos respirar.
Esa ha sido mi clave, vista desde mi más profundo interior, la clave del cambio, lo que me ha hecho dejar de cerrar mis ojos y mis oídos.

Pero la verdadera clave de todas, han sido las palabras.... las que hace como 3 años empecé a descubrir en algunos lugares mágicos llenos de textos, consejos, cuentos, historias, realidades, vidas, sentimientos, amor y todo lo que os podáis imaginar y más. A mi blog y a todos los vuestros os debo mucho más que un favor, a vuestras vidas, y vuestras historias cotidianas o más profundas....

Esta es la semana cien de cuentacuentos y aunque llevaba tiempito sin escribir nada, más que nada porque me estoy ocupando de mi vida, y aunque no sirva de excusa, quiero dedicar a esta gran iniciativa mis palabras también, una iniciativa que me enseño a volver a soñar, a volver a crear y a volver a hacer algo que me apasiona que es entre otras cosas escribir.

También mis ánimos y mis aplausos a esas personas cercanas, que me conocen, que confían en mi de los cuales no hace falta mencionar su nombre ni sus problemas porque se sentirán identificados enseguida y las cuales quiero animar a escalar teniendo todo mi apoyo, mi energía y mi voluntad para que caminemos en el mismo rumbo.

Sin mas... Un abrazo cariñoso a todos/as.
Andrés.

Más y mejores historias en CUENTACUENTOS.

9 comentarios:

Grego dijo...

Muy bien Andrés.
Un saludo

Popi dijo...

Pues sí, creo que aquí hay poquito que decir, pues ya lo dices tú todo, Andrés. Somos energía, positiva sobre todo, aunque muchos se empeñen en distorsionar la realidad.
Un abrazo.

Jara dijo...

buff pues yo tampoco te puedo decir mucho más. Todo está en nosotros y algo saqué yo en claro el día que me tocó. O te dejas de compadecer todos los días y empiezas a ver la vida de otra manera o te pudres solito.
es difícl quererse a uno mismo, pero poco a poco se va consiguiendo.
muchos besos chiquillo y gracias por regalarnos un trocito de ti.
Jara

niobiña dijo...

Pues a mí me ha gustado... Muestra tu superación ante los baches de la vida...

Yo sigo buscando mi sitio en este mundo... Porque seguro que tengo que tenerlo, aunque no esté donde me gustaría...

Mil besitos guapo!!

100 besines de todos los sabores y 100 abrazos de todos los colores.

Munlight_Doll dijo...

Muy buena reflexión, Andrés :) Muy alentadora :) Si no te quieres a ti mismo, no te va a querer nadie, y tú eres la persona con la que pasas más tiempo a lo largo de tu vida. Puedes huir de todo, pero nunca de ti mismo.

Felices 100 frases, Mun-doyas^^ Y gracias por organizar la quedada de Barcelona, en la que pude conocer a varios de vosotros.

A ver si repetimos pronto^^

100 abrazos,
Mun

Klover dijo...

No es cuento pero...como sí lo fuera. Una reflexión sincera y con fuerza. Somos energía. Un abrazo.

Luz de Luna dijo...

Unas palabras sinceras, valientes y cargadas de esperanza... a veces la experiencia de los demás nos sirve y tienes mucha razon en las cosas que dices.

Especiálmente me ha gustado eso de que la solución está dentro de nosotros. (En nuestra actitud ante los problemas).

¡Felices 100!. BESITOS

Grego dijo...

Hola Andrés, gracias.
Dame información sobre tu hermano, si ha publicado algo, o si no donde puedo ver dibujos suyos.
Saludos

~ dijo...

Una sólida, segura, eterna, imaginativa, real, profunda, sencilla y hecha a base de palabras, cuerda que ha ayudado no solo a crear, a soñar, a sonreir, a compartir, a sentir en suma la magia de un cuento, y ello tan real como la vida misma. De nombre Cuentacuentos, y tú formas parte de ello. Felices 100!!
Un abrazo