23 de diciembre de 2011

Infinito

Rumbo al infinito donde estás tu esperándome,
donde el recuerdo se hace fuerte,
donde la historia inaccesible.

¿De que color eres princesa mía?
¿Cual de tus olores me embriagará?
Cuando te encuentre lo sabrás, me dijiste susurrante a través de los vientos.

Esperando desde entonces mientras camino, 
encuéntrame pronto que me muero por ti,
que yo solo no valgo,
que el mayor deseo es estar junto a ti.


2 comentarios:

Carlos dijo...

Es el mejor motor para seguir adelante, la existencia del infinito, la presencia del ser querido, la búsqueda del amor.

Preciosa eternidad has expresado.

Y debo decirte que eres un xagerao quillo :) pero de veras muchísimas gracias campeón!

Cuida bien esa pierna y nada de bailes, pero sobre todo pasa junto a los tuyos unas muy Felices Fiestas! Un abrazo!

Teresa dijo...

Me gusta "que yo solo no valgo". Me recuerda a "así tomados de uno en uno, son como polvo, no son nada". Y estoy de acuerdo con esa expresión de tu alma. Un beso