26 de octubre de 2009

QUERIDO DIARIO (Cuentacuentos)

“Esta semana no había frase, pero si la propuesta de rememorar un día, una semana u otras cosas que suelen salir en nuestros diarios”

mi diario

Querido Diario:

Hoy antes de dejarte mis palabras debo confesar que he estado chafardeando entre tus hermanos y he leído muchas hojas de tiempos pasados.

En ellas he podido ver que ya no me reconozco, pero también me ha hecho recordar de donde vengo, que han significado y significan todas esas palabras a día de hoy.

Lo bonito de todo esto es ver como uno crece como persona, como un día puedes tener una idea del mundo y como el tiempo va variando y curtiendo esa idea para dejarla totalmente diferente.

Desde que leí “El Alquimista” siempre he pensado, creído y sentido que todo está escrito en nuestras vidas, en mi vida estaban escritas todas esas páginas mucho antes de que yo las pudiera soltar. Estaba escrito que así sería y estaba previsto que las cosas cambiasen radicalmente para mi.

Y así a sido, como un pasaje de “Sidharta” pasando de un polo al otro, sin prisa pero sin pausa, con esfuerzo y ganas de saber cual sería el próximo episodio que saldría en mi querido diario. Dejando atrás lo pasado pero sin olvidarlo, mirando siempre al frente y sintiendo que por cada paso atrás se pueden dar 4 adelante.

Escribiendo mi historia con mayúsculas, porque si algo es importante son “nuestras historias”, únicas y siempre diferentes a la de los demás.

Lo que en realidad he recordado hoy es saber que por muy negro que sea el mundo (que negro está) siempre se puede encontrar aquello dentro de él que hace sentirnos “nosotros mismos” (sentirnos bien).

Nunca me gustaron los libros de autoayuda, porque soy fiel a que “yo” soy capaz de ver el camino sin seguir lo que el mundo dice que se ha de hacer (y si no lo haces, terremotos eternos según este tipo de lectura).

He recibido de mucha gente la pregunta de… ¿Como lo hago? y yo siempre les digo que “no lo se “ porque cada camino es distinto y no se puede vivir dentro de la vida de otros. Yo siempre les digo que de un modo u otro buscando dentro de cada uno se encuentra el camino y no el “como”. Lo que quiero decir es que nadie va a salvarnos de nuestros miedos interiores. Solo tu tienes la respuestas para seguir escribiendo todos los episodios de la vida.

 

Querido diario, intento salvar vidas a diario, pero no es efectivo… Es más efectivo hacer que ellos mismos salven su vida a su manera…

¿Que como lo hago? “no lo se”, esta todo aquí dentro…

 

Un Saludo.

Andrés.

 

P.d. Este pequeño escrito está dedicado a algunas personas que “se” que no lo están pasando bien en sus vidas. A todos aquellos que tengáis diarios, felicidades… “Es la gran obra de tu vida”.

Más y mejores textos en CUENTACUENTOS.

6 comentarios:

*Sechat* dijo...

¡Qué razón tienes con lo de que "el diario es la gran obra de tu vida"!

Por cierot, para no gustarte los libros de autoayuda (como mencionas), lo disimulas muy bien, pues tus maravillosos consejos de este texto son auténticas joyas en las que deberíamos basar nuestras vidas. Un abrazo.

Jara dijo...

pues como sechat me quedo con: "el diario es la gran obra de tu vida"!

al fin y al cabo ahí queda todo lo q fuiste un día y realmente lo q te hace y eres. Sea como fuere cada uno se desahoga como puede...

No existe la fórmula, cada uno es diferente...

1 besote

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

jajajaja...

Sechat es que yo no soy un libro de autoayuda... y tampoco pretendo ser una guia... Como dice Jara no existe la fórmula...

Gracias a los dos.

Anónimo dijo...

Querido diario, en el día de hoy. Y en el de ayer. Yo no sé ya quién soy. Del tiempo transcurrido, del tiempo vivido me quedan huellas. Algunas me han dejado surcos inmensos en el alma. En los días de calma, recorro los surcos con los dedos, tranquila, y descubro que ni siquiera anhelo tiempos pasados. ¿No reconocerse es malo? ¿Acaso la verdad no contradice a la esencia? En el espejo me esfumo. Alguien, que no soy yo, ha usurpado mi imagen y me lamento, torpe, con avanzadillas. Hacia un futuro que, seguro, es sólo presente. ¿Cuándo voy a entenderlo? Me lo he propuesto y no me sale. Surgen dudas, a veces tan, tan feroces.., que dan miedo. Retroceder, no. Adelantarse, tampoco. Yo me quedo, en este reluciente presente que me sumerge en su blandura.

Carlos dijo...

Pues sí que hace tiempo, y me siento fatal ahora, porque hubo un momento en que dejé de pasarme por blogs que no debí dejar de hacerlo y en cambio he seguido pasándome como un gili por otros.
En lo personal te pido perdón y agradezco te pasases. Y en cuanto al blog tu relato (que hubiera pasado la semana sin leerlo de no ser por tu visita) es garra cuyas líneas son sus huellas sobre un muro que derriba.
Y como comentas a este paso se juntarán las Navidades con el Verano y los zombis irán en manga corta porque corremos demasiado con la globalización.

Un abrazo quillo

Gloria dijo...

Y no sabes lo feliz que me hace leer este pequeño recuento.... ¿ Recuerdas la mochila? Todos llevamos una. Grandes, pequeñas, escondidas... pero , todos.
Nadie nos puede marcar el camino, eso es cierto pero, Andres, las manos amigas, los ratos de charlas, el sabernos comprendidos, queridos, aceptados...todo eso, ayuda y no poco.
Me voy con una enorme sonrisa.... tienes razón , has cambiado y, mucho. Me gusta y me llena el alma .
El mejor de mis besos.



¿ Sigue el cuentacuentos?